alimentación

Alimentarse no es comer

Siempre he comido de todo. Cuando vivía en casa de mi madre , como en casi todas las casas, comíamos verduras, legumbres, frutas, carnes, pescados.. y por supuesto también salsas, bollería, chucherías, bolsas de patatas… Cuando empecé a vivir sola corría al supermercado de turno y llenaba mi carro de las últimas ofertas, de productos precocinados que me dieran tiempo a elaborar en el poco tiempo que disponía al medio día para comer y muchas noches o fines de semana salía a comer la típica hamburguesa famosa y pizza famosa. Y era feliz. Como siempre he tenido más bien una constitución delgada no me privaba de nada y al no engordar, creía que estaba sana.

No sé en que momento empezó a cambiar todo, creo que fueron un cúmulo de cosas, una de las más importantes es que mi madre sufrió un cáncer de mama. Como yo no lo podía entender, empecer a leer y a buscar libros donde poder encontrar una respuesta lógica. A parte de todo lo que aprendí sobre lo que las emociones y la energía tienen que ver en las enfermedades, también me asusté al descubrir que gran parte de culpa la tenía también la alimentación que llevábamos. Me dí cuenta de lo que significaba la palabra conservante, nitrito, aspartamo y otros muchos más ,y me quedé horrorizada. Empecé a darme cuenta de que en cada plato que nos comíamos iba una pequeña proporción de veneno y que nuestro cuerpo no podría eliminar tanta toxina si lo único que hacíamos era saturarlo de ellas.

Y así empezó todo, iba al supermercado y ya no miraba los precios, miraba directamente la etiqueta de los ingredientes, no encontraba nada que me gustase, así que dejé de comprar en los supermercados para empezar a comprar en otro tipo de tiendas. Y así fue como empecé a aprender lo que era  el seitán, la quinoa, las algas y la cúrcuma  entre otras muchas cosas.

No me clasifico dentro de ningún grupo, estoy aprendiendo. Me gusta pensar que soy flexible y que mi alimentación la voy eligiendo yo. Me llevo por mi intuición, ella es la que me esta enseñando todo, me gusta sentarme a la mesa con un plato delante y sentir que esa comida es saludable para mi  cuerpo, que me puede ayudar a prevenir enfermedades o que incluso puede llegar a curar algunas. La  intuición es la que me enseñó por ejemplo que no me gustaba la carne, un día en el que un fuerte olor me vino cuando estaba cocinando, seguido de unas arcadas enormes , pensé que sería algo de ese día pero desde entonces ese olor me aparece cada vez que se me pone la carne por delante. Es la intuición que tenemos todos, somos animales , a un león nadie le tiene que decir que es carnívoro y a una jirafa nadie le tiene que enseñar que no puede comer carne. Simplemente siguen ese instinto que nosotros hemos perdido al estar tan desconectados de la naturaleza.

No me fío de la industria alimentaria, sus productos están llenos de sustancias aditivas que lo único que hacen es que queramos comer más y más  y así  ellas ganen más dinero. Somos su negocio. Cuando le digo a la gente que compro productos ecológicos o bio todo el mundo me dice que le parecen que son muy caros  a lo que yo respondo : ¿y no te has preguntado el por qué  la comida de los supermercados es tan barata entonces?

alimentación

Anuncios

2 comentarios sobre “Alimentarse no es comer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s