Emociones

No malgastes tu energía

“Ya no tengo paciencia para algunas cosas, no porque me haya vuelto arrogante, sino simplemente porque llegué a un punto de mi vida en que no me apetece perder más tiempo con aquello que me desagrada o hiere. No tengo paciencia para el cinismo, críticas en exceso y exigencias de cualquier naturaleza. Perdí la voluntad de agradar a quien no agrado, de amar a quien no me ama y de sonreír para quien no quiere sonreírme. Ya no dedico un minuto a quien miente o quiere manipular. Decidí no convivir más con la pretensión, hipocresía, deshonestidad y elogios baratos. No consigo tolerar la erudición selectiva y la altivez académica.  No soporto conflictos y comparaciones. Creo en un mundo de opuestos y por eso evito personas de carácter rígido e inflexible. En la amistad me desagrada la falta de lealtad y la traición. No me llevo nada bien con quien no sabe elogiar o incentivar. Las exageraciones me aburren y tengo dificultad en aceptar a quien no gusta de los animales. Y encima de todo ya no tengo paciencia ninguna para quien no merece mi paciencia”

La primera vez que leí este texto lo vi atribuido a la grandiosa actriz Meryl Streep, más tarde averigüé que se trataba de un texto del escritor portugués Micard Teixera… cosas que pasan en  Internet.

Independientemente de a quién pertenezca;el mensaje que transmite me encanta, no puede ser más claro en cuanto a como nos deben afectar las opiniones de los demás y nuestras relaciones con ellos.

Con frecuencia nos deshacemos en dar explicaciones a personas que sabemos que no nos van a entender, en priorizar a los demás antes que a nosotros, en confiar en personas que sabemos que nos van a traicionar, en rodearnos de quiénes nos restan en lugar de por quiénes nos suman. Personas que trasmiten mensajes negativos, que no te escuchan , que se centran siempre en hablar de tus cosas malas.  Que no respetan lo que queremos ser, porque solo aceptan lo que ellos quieren ser, gente que te critica a otras personas,  o los apasionados de los enfados y los malos rollos.

Como dice el autor del texto , esto supone una perdida de tiempo, gasta nuestra paciencia, pero , sobre todo, consume nuestra energía. Esa energía es muy difícil de recuperar, por lo tanto es importante que antes de entrar en estos bucles valoremos si las pérdida de energía que vamos a tener nos va a compensar. No creo que  haya  que separarse de esas personas, muchas de ellas nos pueden aportar cosas buenas también, simplemente hay que saber identificar estos caracteres y tomar tu las riendas, que no te dominen ellos.Mantenernos en nuestro equilibrio en nuestra responsabilidad, somos nosotros quienes tenemos que aprender a conocernos  y saber donde están nuestros limites .

Saber en qué momento parar una conversación, que no nos afecten unas palabras, que no aumenten nuestro ego de forma innecesaria, pero que tampoco nos lo disminuyan. Y es que nadie nos puede robar nuestra energía,  somos nosotros quienes la solemos desperdiciar.

2015-01-27 14.19.24

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s