Crecimiento Personal

Lo que el Camino de Santiago me enseñó

Hace ya casi un año que empecé una de las experiencias más maravillosas que he tenido la suerte de poder realizar en mi vida: El Camino de Santiago. Y digo que empecé porque realmente no lo he terminado. Únicamente  hice una parte de él, el llamado Camino Aragonés que parte desde Somport y llega a Ares- Puente la Reina, fueron solo 165 km , fueron solo siete días pero las enseñanzas y experiencias fueron muy grandes y sobre todo muy intensas.

Cada persona se plantea el Camino de una forma diferente,hay quien se propone el reto de hacerlo entero, hay quien hace diferentes tramos en diferentes años, otros hacen los últimos kilómetros para llegar así a  Santiago… Para mi el Camino es un reto que quiero realizar poco a poco, por supuesto que quiero llegar a Santiago, pero no tengo ninguna prisa, quiero cada año hacer una parte, que me vaya acercando cada vez más, que lo pueda ir disfrutando poco a poco, que me vaya viendo crecer cada año y que me acompañe en mi cambio.

Son muchas las reflexiones que pude realizar en esos días, en esos días de soledad, esfuerzo, amistad y ampollas. Aquí os dejo con algunas de ellas:

–  El peso de nuestra mochila te puede impedir avanzar.La primera vez que me coloqué la mochila pensé ” tampoco pesa tanto”. Que ilusa. Conforme pasaron las horas y los kilómetros me fui dando cuenta de que los seis kilos que llevaba se habían convertido en veinte, que los hombros me tiraban hacia abajo,que las piernas se me hundían y que los pies arrastraban tanto peso que casi no podía avanzar. Así que decidí vaciarla, me quedé con lo imprescindible realmente y lo demás lo dejé. Y entonces puede avanzar y continuar. Esa mochila hizo darme cuenta de la mochila emocional que llevamos todos a cuestas, con nuestros miedos , con nuestros bloqueos  y nuestras emociones, esa mochila que pensamos que no nos pesa en realidad si que lo hace, y al igual que si fuera una mochila en la vida real, nos impide avanzar.

Cada día es una nueva etapa y día tras día se llega al final. En mi primer día tenía muchos miedos de si iba a poder aguantar toda la semana, se lo comenté a una compañera y ella me explicó que el Camino no había que vivirlo así, que había que vivirlo como que cada día era una etapa que había que realizar, solo importaba ese día y esa etapa, ese tenía que ser mi objetivo cuando me levantara, el resto de días no importaban. Comprendí que pensar en el objetivo final ( el futuro ) era lo que me producía miedos para no avanzar ( ansiedad ) y que debía de tener en cuenta únicamente la etapa del día ( vivir el presente) para llegar al destino ( cumplir el objetivo).

Todo es tan sencillo como seguir unas flechas. El Camino esta indicado, hay unas flechas amarillas que tienes que seguir. Solo tienes que seguir estas flechas y llegarás a tu destino. En la vida también hay flechas, hay que estar atentos para verlas, porque no son tan claras como unas flechas amarillas, pero si que aparecen de vez en cuando , en forma de persona, en forma de viaje, en forma de libro… Si estás atento y las ves todo será más sencillo. Desarrolla tu intuición.

El mundo esta lleno de personas maravillosas. Fue increíble la amistad que hice con las personas que conocí en esa semana. Personas de buen carácter, amplia sonrisa y corazón gigante. Amantes de la Naturaleza, de lo sencillo , de la vida. No importaba la edad, no importaba no entendernos por hablar diferente idiomas  y algunos no saber inglés, nos entendíamos todos. No hay que poner limites a nuestras amistades, no todos nuestros amigos tienen que tener nuestra misma edad ni nuestros mismos intereses, si sales de esa limitación te puedes encontrar personas que te enriquecerán muchísimo.

Las ampollas no se curan en un día. Y duelen , mucho. Pero tienes que continuar, no puedes quedarte atrás o abandonar la etapa, tienes que continuar y lo haces. Y no sabes como pero cuando llevas andando unos kilómetros el pie se te calienta y deja de doler, y no puedes parar porque sabes que si paras igual entonces si que el dolor no te deja volver a continuar. Así es la vida , aunque tengas un dolor muy grande tienes que continuar, no te puedes quedar parado esperando a que se te cure porque seguramente entonces ese dolor se hará más grande que tú. Solo continuando por tu camino, harás que esa ampolla te deje de doler y al final desaparezca.

Lo material no te hace feliz.El Camino no lo disfruta más quien tiene la mejor mochila,ni se ha gastado más dinero en las zapatillas ,ni quien se paga un hotel para dormir mejor. El Camino lo disfruta el que tira la mochila en cualquier parte para irse a bañar al rio, el que lleva los pies llenos de ampollas que después le tienen que curar, el que duerme en el albergue con el resto de los compañeros aguantando auténticas serenatas de ronquidos. Lo disfruta el que se pierde por mirar los  paisajes, el que se ríe con sus compañeros, el que se enamora, el que va haciendo ramilletes de flores para alegrar al resto , el que abraza  a su amigo cuando llega al albergue. Y para todas esas cosas no se necesita el dinero.

Estaría páginas y páginas llenándolas con todas las cosas que aprendí , todas esas cosas las intento aplicar en mi vida diaria, forman parte de mi aprendizaje. Recomiendo a todas las personas que me leéis que si aún no lo habéis realizado nunca lo hagaís. Creo que debería de ser algo obligado para todo el mundo y que por su puesto hay que hacer varias veces en esta vida. Y quien sabe …quizás nos encontremos!

camino

Elke, Tom, Katya, Félix,Juan, Cristina, Marjoleine… gracias , gracias , gracias, por ser mi familia ! En especial  a la persona que me colocó las alas para aprender a volar.. te quiero hermana.

“Tenías el Camino en el corazón

ahora, el Camino te tiene a ti “

Anuncios

6 comentarios sobre “Lo que el Camino de Santiago me enseñó

  1. Pues sí, la vida es como un camino que recorrer, donde dejar lo superfluo y quedarse realmente con lo necesario, con lo que nos servirá para seguir avanzando. Algún día espero realizar el camino de Santiago, aunque viviendo en Mallorca, queda un poquito lejos!!!
    Gran artículo!!
    Gracias
    Namaste

    Le gusta a 1 persona

  2. Si, sin duda alguna recomiendo el Camino de Santiago encarecidamente, se supone que el verdadero Camino es aquel que parte de tu casa y termina en Santiago, aunque creo que en tu caso igual tienes que coger algún vuelo primero… 🙂 Maravilloso lugar para vivir Mallorca ! Namaste

    Le gusta a 1 persona

  3. ¡Precioso, hermosas reflexiones, Laura! Me ha gustado mucho… Te he leído atentamente, visualizando cada descripción, cada detalle, volviendo a leer. Un mensaje muy poderoso escrito con el corazón, con tu verdad, y eso, es simplemente maravilloso… Y me alegro muchísimo por ello 🙂
    Y qué ganas me han entrado de hacer el camino y saborearlo, como bien expresas, muchas ganas 🙂
    ¡Abrazote grande!

    Le gusta a 1 persona

  4. Si! Yo te recomiendo que lo hagas, aunque solo sea un cachito, por lo que te puedo conocer creo que te gustaría mucho ! Un beso 🙂

    Me gusta

  5. ¡Qué bonito!
    Este año continuaremos con otro trozo del camino y será otra experiencia más para recordar, para guardarla en el corazón.
    Yo también te quiero hermana, y mucho!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s